Qué es la Gracia de Dios según la Biblia | Anímate a Encontrarte con Dios

Te has preguntado QUE ES LA GRACIA DE DIOS SEGUN LA BIBLIA, tiene el hombre la necesidad de esta gracia. Sabes que el propósito de la vida del hombre encuentra sentido en la medida que nos ajustamos a la historia que él tiene con nosotros. Esta es la manera en que podemos entender para qué vivimos, quién es nuestro creador y dónde está la felicidad.

A través de la gracia podemos entender que el universo surgió del pensamiento de nuestro Dios, que elevó nuestra naturaleza hasta darnos su misma gracia divina. Tener este conocimiento es un signo palpable de la sabiduría de Dios.  Más adelante, encontrarás su significado y su propósito. No te lo pierdas!

Fuente Consultada: Vocabulario de Teología Bíblica

QUE ES LA GRACIA DE DIOS SEGUN LA BIBLIA

QUE ES LA GRACIA DE DIOS SEGUN LA BIBLIA

La palabra gracia es un don que irradia la generosidad de Dios ya que aún siendo pecadores, nos hace partícipes en la vida divina. Cómo recibimos esta gracia? recibimos esta gracia a traves del signo del sacramento del bautismo. Allí Dios se manifiesta y por amor perdona nuestros pecados.

Mediante la Gracia, Dios se glorifica en el hombre y le concede la participación en la vida eterna después de la muerte. Esta gracia la recibimos totalmente gratis, sin tener nosotros ningún mérito. Por eso decimos que, la gracia que recibimos es un regalo que nos restáura del pecado original de nuestros primeros padres, Adan y Eva y nos justifica sólo por su amor.

“Porque tu gracia señor vale más que la vida” (Salmo 63:4)

 

CUAL ES EL PROPOSITO DE LA GRACIA DE DIOS

Tiene como propósito de ayudar al hombre a cumplir los mandamientos y de esta manera salvar su alma. En el Antiguo Testamento, poseer esta gracia, es tener el llamado hacia la santidad (Ex 19:6). Dime tus obras y te diré que tan santo eres; llegamos a la santidad a traves de las buenas obras. Una fe sin obras es una fe muerta, entonces el propósito de esta gracia es ayudar al hombre a hacer la voluntad de Dios.

Pero Dios al ver la maldad que aún existía en el corazón del  hombre decide hacer una reconstrucción con la humanidad. Esta vez Dios realiza con el hombre algo de lo que radicalmente era incapaz “Hará corazones nuevos capaces de conocerle” (Jer 31:31) y amar como Cristo.

Por la gracia y la generosidad, Dios envía a su hijo hecho hombre para que aquel que crea en él no muera, más tenga vida eterna. (Jn 3:16).

 

TIENE EL HOMBRE LA NECESIDAD DE LA GRACIA DE DIOS

Tiene el hombre la necesidad de Dios

Cuando todavía éramos desobedientes, incapaces de amar, enemigos de Dios, impotentes para salir del pecado.

“Fuimos reconciliados por Dios mediante la muerte de su hijo Jesucristo”. (Rom 5:6-10).

En la profundidad de nuestro ser, el hombre tiene la necesidad de la gracia de Dios. La necesidad de encontrarse consigo mismo, encontrar el sentido y el propósito de la vida en esta tierra. Sin la gracia de Dios no sabemos para qué vivimos ni a dónde vamos después de la muerte, sin ella se nos hace muy difícil cumplir los mandamientos.

Es por medio de la gracia y los sacramentos, que el Cristiano tiene la esperanza de resucitar con Cristo. A través de las escrituras, Dios nos da la gracia de saber que somos sus hijos. Su venida nos revela el amor sincero e incondicional. Si creemos,  su muerte nos puede transforma en personas nuevas.

La gracia de Dios debe manifestarse cada día en nuestras vidas, para que nuestras alegrias y nuestros sufrimientos tengan sentido. Por medio de su gracia, Dios busca que el hombre tome acción y cambie de vida, que sé de cuenta, que tenemos un padre que nos ama y que desea hacernos  felices. Mediante su gracia Dios nos da el poder de dejar la vida de pecado y vivir en la verdad con una vida con propósito. Por fe sabemos que él tiene una historia de amor con nosotros. Él nos da la libertad de seguir su camino o vivir como huérfanos, sin un padre que nos guíe.

Por la gracia, llegamos a ser hijos adoptivos de Dios. (Rm 8, 14-17), herederos de su divinidad (2 P 1:3-4), con la meta de una vida eterna (Jn 17:3).

Su gracia va más allá de nuestra salvación, su generosidad es inagotable, su amor no tiene límites. Fíjate lo que dicen las escrituras:

“Donde había proliferado el pecado, sobreabunda la gracia”. (Rm 5:20)

Así es el amor de Dios por nosotros.

GRACIA SACRAMENTAL Y SANTIFICANTE

Qué es la gracia

 

QUE ES LA GRACIA SACRAMENTAL 

Es la gracia propia de cada sacramento. Esta gracia nos ayuda en el camino hacia la santidad. Los sacramentos nos confieren la gracia que nos hace amigos de Dios y nos permiten celebrar la acción de Jesucristo en nosotros.

Las escrituras confirman que la gracia de Dios fluye a través de los sacramentos:

“Viendo Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles venía el Espíritu Santo”. (Hch 8: 18)

«Te aseguro que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios». (Jn 3:5)

QUE ES LA GRACIA SANTIFICANTE

Es la gracia infundida en nuestra alma a través del Espíritu Santo para  limpiarnos del pecado y santificar nuestra vida. Es el don que lleva al alma a la comunión con Dios y a obrar por amor. En ésta también se encuentra los dones espirituales o carismas que tienen como propósito la edificación y el bien común de la iglesia. (1 Co 12).

 

“Dios nos ha dado diferentes dones, según lo que él quiso dar a cada uno. Por lo tanto, si Dios nos ha dado el don de profecía, hablemos según la fe que tenemos;  si nos ha dado el don de servir a otros, sirvámonos bien. El que haya recibido el don de enseñar, que se dedique a la enseñanza” (Rm 12:6-7)

“Por tanto, el que está en Cristo es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo. Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo” (2 Co 5:17-18).

 

Para finalizar, la gracia de Dios sin duda escapa a nuestros sentidos y solo puede conocerse mediante la fe. A través de ella, Dios nos concede la salvación. Sabemos que los seres humanos tenemos la necesidad de esta gracia ya que nos ayuda a conocer a nuestro creador así como también, conocer nuestra propia historia. La gracia de Dios es la que ilumina nuestra vida, nos ayuda a combatir el pecado, nos concede los dones y nos lleva a la santidad.

 

Para SEGUIR APRENDIENDO Haz Click Aquí   Otras catequesis

 

Sigue adelante y muchas bendiciones, hasta la próxima.

 

YANUARIA

ybatista@nuestrabibliacatolica.com

 

Recuerda dejarnos tu comentario!

 

 

Por favor síguenos y danos un me gusta:
error

Deja un comentario