Qué es el Ayuno Católico |10 Novedosos Modos de Ayunar por el Papa Francisco

Si te has preguntado ¿qué es el ayuno Católico, para qué ayunar, cómo hacerlo o qué tipo de ayuno realizar en tiempo de cuaresma? Te felicito!

Más a delante encontrarás estas respuestas desde el punto de vista del Vaticano y el papa Francisco. No te lo pierdas.

QUE ES EL AYUNO CATOLICO

El ayuno en la iglesia católica, es la oración de interseción más poderosa que tenemos. Cuando ayunamos, presentamos a Dios nuestras peticiones e intención mediante una oración. Así que ya sabes cómo iniciar tu ayuno. Lo empezamos primero con una oración, donde pedimos por nuestras necesidades.

qué es el ayuno católico

El ayuno es pues, un tiempo de abstinencia donde renunciamos a algo que realmente nos gusta, puede ser por ejemplo: ciertas comidas favoritas, dejar de comer carne los viernes de cuaresma, dejar el café, el chocolate, la televisión, o el FaceBook, durante un período de tiempo. Mis hermanos, ayunar es una excelente manera de llegar a Dios y lo podemos hacer sacrificando nuestro cuerpo, con la intención de que nuestra oración sea escuchada. Es una tarea que debemos realizar todos, especialmente durante la cuaresma.

Algo que debemos mantener claro, es que ayunar no es un cambiar de menú en nuestras comidas, sino un tiempo de experimentar hambre, aquello que nos ayuda a identificarnos con el pobre y el necesitado. Dejar de comer carne los viernes para luego hacer el marisco más suculento no es un ayuno correcto, verdad que no!, ojo con esto. El ayuno tradicional es más bien sentir hambre para que Cristo sea nuestro alimento.

¿CUANDO DEBEMOS AYUNAR?

Ayunamos cuando necesitamos el auxilio de Dios, cuando la predicación en un corazón cerrado no produce efecto, cuando nuestras palabras se convierten en cantaletas sin resultados. El ayuno es importante cuando nuestros hijos están rebeldes o violentos, cuando no podemos dejar un vicio, o no podemos dejar cierto pecado. Ayunamos para interceder por un hermano o por una enfermedad, ayunamos cuando tenemos una necesidad tangible de Dios. Esta práctica es quizás, el último recurso para suplicar a Dios por ese hijo, esposo, que necesita de ayuda.

Aprovechemos pues esta herramienta para pedir por nuestras necesidades y las necesidades de los demás. El ayuno tiene mucho poder, tiene la fuerza de convertir y transformar corazones cerrados a la gracia de Dios.

Mortificar el cuerpo es entrar en la pasión de Jesucristo para ver la gloria de Dios en un Cristo vivo y resucitado

Ten presente que desde que tomes la decisión de ayunar, entrarás en combate contra el demonio que no desea que Dios, nuestro padre, nos auxilie.

¿Es la oración necesaria para el ayuno?

Recuerda que debes permanecer en gracia de Dios durante todo el tiempo que dure tu ayuno. Ha dicho el papa que no hay coherencia si a la vez que ayunamos, nos dejamos engañar por el demonio y empezamos a criticar o hablar mal del hermano.

Entonces el que ayuna debe orar regularmente durante todo su ayuno. Para mantener la espiritualidad del ayuno, es importante no perder el enfoque de nuestra intención.

Por otro lado mis hermanos, si ayunamos para acercarnos más a Dios, recordemos que debemos hacerlo pensando en nuestros pecados, no en los de tu esposo, hijos o vecinos sino, en tus pecados. Esto te ayudará a mantener un espíritu humillado hacia Dios, reconociendo que necesitamos de su ayuda para poder convertirnos y seguirle de corazón.

¿Qué Oración Puedo hacer Mientras Ayuno?

Pues aquí les comparto la oración del ciego de Jericó que nos habla la Biblia: “Jesús hijo de David ten compasión de mí que soy un pecador” (Marcos 10:47). Ir rezando esto mientras trabajas o vas en el camino, hacerlo todo el tiempo que dure el ayuno. Recuerda siempre su significado, ayunamos porque necesitamos de Dios y reconocemos con ello que somos débiles.

Por otro lado, sabemos que es real que vivimos en una lucha constante contra el demonio que quiere apartarnos de la fuente de la sabiduría que es Dios.

Tenemos la intención de ayunar y agradar a Dios, pero el demonio muchas veces nos gana la batalla

Ojo con esto, el demonio nos gana si NO somos coherentes con la penitencia que hacemos, si mientras ayunamos, nos expresamos con arrogancia más no con humildad, si durante el proceso nos mostramos con un espíritu justiciero y nos olvidamos de la bondad, el perdón y el consuelo. Si nos mostramos haraganes para el servicio o nos olvidamos del amor y la misericordia mientras ayunamos no estamos siendo coherentes.

¿COMO AYUNAR?

Si vas a ayunar de alimentos, podrías hacerlo de la siguiente manera:

Durante todo los viernes de cuaresma podrías comer solo pan y agua hasta las 5:00pm, luego puedes comer un plato normal para la cena pero que no contenga carne.

Algo muy importante que debemos recordar es que durante el proceso del ayuno debemos presentar un rostro contento y alegre. Recordemos lo que ha dicho el papa, «Tú buscas el hambre para ayudar a los demás, tú eres un hijo de Dios y el Señor que te ama tanto, te ha revelado estas cosas».  Entonces mis hermanos, recordemos no quejarnos mientras estamos ayunando.

Podrías preguntarte entonces,

¿QUE CLASE DE AYUNO QUIERE DIOS DE MI?

El papa Francisco nos ha dado un listado novedoso el cual pienso que contiene muchísima sabiduría.

Tipos de Ayunos por el Papa Francisco

1.Ayuna de palabras hirientes y transmite palabras bondadosas

Si sientes que Jesús te llama a hacer este tipo de ayuno, podrías empezar por promover con alegría todo lo bueno de las personas que se encuentran a su alrededor. Resalta lo útil, divertido y agradable de tu prójimo y hazlo con dulzura y amor.

Recuerda que una persona bondadosa se inclina por evitar el sufrimiento de los demás. La bondad es confirmada en la palabra De Dios, lo podemos ver en la carta a los Efesios:

«Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo».Efesios 4:32

2. Ayuna de descontentos y llenate de gratitud

Este ayuno consiste en enfocarse en las cosas positivas de cada situación que enfrentes, de cada trabajo que realizas, de cada evento que participas. Es poder agradecer rápidamente a las personas que te han favorecido de alguna manera. Esto es importante porque nos ayuda a enfocarnos en los demás y ser más agradecidos además, fomenta las buenas relaciones humanas.

3. Ayuna de enojos y llénate de mansedumbre y de paciencia

La mansedumbre nos ayuda a desarrollar la humildad y el dominio propio, afirma nuestras ideas personales o espirituales y nos ayuda a actuar con más sabiduría. Este ayuno, permitirá que Dios se manifieste en ti y se cumpla la palabra.

“Que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira»; Santiago 1:19

4. Ayuna de pesimismo y llénate de esperanza y optimismo

Este ayuno se trata de desarrollar y mantener un estado de ánimo positivo. Es perseguir la grandeza de confiar en Dios y tener la certeza de que El te ayudará y te sacará de cualquier situación difícil que te encuentres. Llenarse de esperanza, es llenarse de confianza en Dios que quiere lo mejor para todos.

Una palabra que nos puede ayudar a lograrlo:

“Guíame en Tu verdad y enséñame, Porque Tú eres el Dios de mi salvación y en ti espero señor”.Salmo 25:5

5. Ayuna de preocupaciones y llénate de confianza en Dios

Ten presente que las preocupaciones son positivas solo cuando duran el tiempo necesario para encontrar una solución, deja de serlo al momento que se transforma en rumiaciones en tu mente.

Este ayuno persigue encontrar el punto medio a tus muchas preocupaciones. Que puedas reconocer tus limitaciones a la vez que puedas confiar más en Dios.

Medita esta palabra: “Confía en el Señor con todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propio entendimiento. […] esto será medicina para tu cuerpo y alivio para tus huesos. Proverbios 3:5-8

6. Ayuna de quejarte y llénate de las cosas sencillas de la vida

Si Dios te llama a realizar este ayuno, recuerda que la clave de todo no está en llevar una vida sencilla sino en ser sencillos de pensamiento, encontrar lo positivo en cada acontecimiento y saber diversificar todo aquello que nos puede dar felicidad. Enfócate en lo positivo, sumérgete en lo bello de la vida, la belleza de una flor, la sonrisa de un niño, la sabiduría del anciano, la frescura del amanecer. Observar estas cosas te ayudará a disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

7. Ayuna de tristezas y amargura y llénate el corazón de alegría

Ayuna de tristezas y amargura

Si sientes que debes trabajar con esto, empieza por decirle NO a la tristeza y déjate amar por Dios. Escucha música cristiana, abre el YouTube y escríbelo “ música cristiana” esto te ayudará. Invierte tiempo para ti, ponte la ropa nueva que no te has puesto, el perfume que más te gusta, la música que te relaja. Respira con alegría cada mañana, ama con intensidad, dedícale tiempo a la familia, pasa tiempo con la naturaleza, observa la grandeza de Dios en ella. Mira al cielo y contempla su belleza, juega con los niños hasta hacerlos reír y disfruta de esa maravillosa y contagiosa sonrisa.

Dice la palabra:

«En mi angustia invoqué al Señor; clamé a mi Dios, y él me escuchó desde su templo; ¡mi clamor llegó a sus oídos! «salmo 18:6

8. Ayuna de egoísmo y llénate de compasión por los demás

Este ayuno consiste en practicar la misericordia, ayudar a la viuda, al huérfano, al pobre, al extranjero Zacarías 7:9-10. Dice la palabra: “Ustedes como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; […] perdonándose unos a otros, […] como Cristo los perdonó a ustedes. Colosenses 3:12-13

9. Ayuna de falta de perdón y llénate de actitudes de reconciliación

Si Dios te ha llamado a este ayuno, es porque quiere hacerte feliz. Recuerda que está en nuestra naturaleza la necesidad de la reconciliación y por eso la importancia de vivir en armonía. Recuerda que debes primero hacer la paz contigo mismo, todos nos equivocamos, perdónate y no te critiques más. Pídele al señor que puedas aceptar tu historia incluyendo las experiencias felices como los momentos dolorosos. Reconciliate con el hermano, ora al señor para que puedas perdonar y aceptar a los que te han fallado. Recuerda que la personalidad de cada quien es producto de su historia.

Dice las escrituras:

“Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20-21

10. Ayuna de palabras y llénate de silencio y de escuchar a los demás

El rey Salomón ha escrito: “Para todo hay un tiempo señalado, […] Tiempo de callar, y tiempo de hablar;” Eclesiastés 3:1-7. Si el señor ha puesto este ayuno en tu corazón es porque quiere hablarte y desea que le escuches.

La meditación es buena para el cuerpo, para el alma, calma la ansiedad, alivia el estrés y la depresión. Está probado por los científicos, no lo dudes!.

Para finalizar, recordemos lo que nos ha dicho el Papa, el ayuno verdadero es pues, compartir con el hambriento, ayudar al pobre o al que tiene menos que tú, es tenderle una mano a la viuda, es hacerle compañía al anciano, es dar de tu tiempo para servir al otro.

ARTICULOS RELACIONADOS:

Gracias por visitar nuestra página y seguir a Jesús!

Si tienes alguna duda o pregunta dejándonos tu comentario debajo!   También me puedes contactar a través de mí email.

Muchas bendiciones y hasta la próxima

YANUARIA

Ybatista@nuestrabibliacatolica.com

Por favor síguenos y danos un me gusta:
error

1 comentario en “Qué es el Ayuno Católico |10 Novedosos Modos de Ayunar por el Papa Francisco”

Deja un comentario